Mundo | Bitácora

En voz alta

Consultado sobre la creciente tensión nuclear entre Estados Unidos y Corea del Norte, el presidente de la Federación Rusa, Vladimir Putin, fue contundente sobre su posición en un diálogo que mantuvo ante la prensa. «Todos recuerdan lo que sucedió con Irak y Saddam Hussein. Él abandonó la producción de armas de destrucción masiva, sin embargo, bajo el pretexto de buscar esas armas, Hussein y su familia fueron asesinados durante esa famosa operación militar y el país fue destruido. Todo el mundo lo sabe y lo recuerda; los norcoreanos también». Aunque condenó la actitud de Pyongyang como «provocativa», se refirió a las sanciones en su contra y aseguró que «preferirían comer hierba antes que abandonar su programa nuclear, a no ser que se sientan a salvo» y que eso «se logrará restaurando la ley internacional» en el marco del «diálogo entre las partes».