Mundo | Bitácora

Explotados


Derrumbe. Operativo de rescate en Gazipur. (UZ ZAMAN / AFP / DACHARY)

A cuatro años de la tragedia de Plaza Rana, que se cobró la vida de 1.100 personas, la situación de las fábricas textiles de Bangladesh dista de mejorar. Esta vez fue una explosión en la planta de Multifabs Limited, en Gazipur, ubicada en el centro del país, la que produjo 10 nuevas muertes y medio centenar de heridos. El establecimiento producía para marcas de Alemania, Dinamarca, España, Holanda, Reino Unido, Rusia y Suecia y el accidente ocurrió poco después de la firma en París de un acuerdo entre grandes compañías de ropa y sindicatos para mejorar la seguridad. Raisul Islam Khan, dirigente de UNI, uno de los gremios que participó de las negociaciones, opinó que «la implementación de varios programas desde Rana Plaza ha sido desigual». Varias organizaciones que trabajan en la temática aseguran que las condiciones no mejoran y siguen proliferando la inseguridad de las factorías, los salarios bajos, las largas jornadas y la prohibición de agremiarse.