Mundo | Bitácora

Flexibilizados

Se reedita en Perú la polémica sobre el empleo juvenil. La gestión del presidente Pablo Kuckzynski quiere impulsar una nueva ley que convierte a la juventud desempleada en la mejor excusa para flexibilizar el mercado laboral. Quienes la critican no dudan en calificarla como «ley Pulpín 2.0», aludiendo a la normativa que impulsó el gobierno anterior y derogó luego de multitudinarias marchas en su contra. Centrales obreras, colectivos sociales y partidos de izquierda señalan que el proyecto de Kuckzynski instala la temporalidad de los puestos, beneficia a los grandes empresas y no se enfoca en las pymes y microempresas, donde hay mayor informalidad. También aducen que no apunta a capacitar a los peruanos y que varios de sus puntos van contra las normativas de la OIT.