Mundo | Bitácora

Hoy como ayer

Mensaje. Contra el rebrote de ideología fascista. (Stringer/AFP/Dachary)

El último homenaje a las víctimas de Jasenovac, el campo de concentración establecido por el gobierno nacionalista del movimiento Ustachá durante la segunda guerra mundial, estuvo marcada por el repudio al gobierno de Croacia. Las comunidades judías y serbias, sumadas a grupos antifacistas, se unieron para boicotear el acto encabezado por el primer ministro Andrej Plenjovic. Denunciaron la tolerancia estatal ante el resurgimiento de la ideología que encarnó en los años 40 el gobierno de Ante Pavelic. Paramilitares de las guerras yugoslavas colocaron en el sitio de exterminio una placa que rezaba «listos para la patria», lema que identificaba a la Croacia de Pavelic. Por si fuera poco, el director del memorial que funciona en Jasenovac rechazó la instalación de una muestra sobre Ana Frank.