Mundo | Bitácora

Injerencia

Las acusaciones de corrupción contra el presidente Jacob Zuma, el deterioro económico y la violencia racial en las universidades están dando a Estados Unidos la oportunidad de promover una suerte de Primavera Árabe en Sudáfrica. Así lo aseguró Gwede Mantashe, secretario general del Congreso Nacional Africano (CNA). Durante una movilización en Pretoria, Mantashe convocó a «defender la revolución» iniciada por Mandela y advirtió que están al tanto de «actividades irregulares en la embajada para movilizar a opositores y lograr un cambio de régimen» y «del programa que lleva a jóvenes a los Estados Unidos por seis semanas y los trae de vuelta para sembrarlos en todas partes». El embajador estadounidense, Patrick Gaspard, respondió por Twitter que el gobierno sabía de las becas porque había invitado a jóvenes del partido oficial a participar. La ministra de Medio Ambiente y encargada de relaciones internacionales del CNA, Edna Molewa, solicitó una reunión con Gaspard y le preguntó: «¿Qué pasaría si un diplomático de nuestro país hiciera ese tipo de declaraciones en Estados Unidos?».