Mundo | Bitácora

Ley y prejuicios

Carolina del Norte insiste en atacar los derechos de los transexuales. El gobierno estatal está batallando con el Departamento de Justicia para defender la ley hb2 que obliga a que los ciudadanos utilicen los baños públicos según su género de nacimiento. A poco de la legalización del matrimonio igualitario a nivel nacional, el gobernador republicano Pat McCrory se presentó en la Justicia y argumentó que la prohibición de la discriminación sexual de la Ley de Derechos Civiles no rige para los trans. «Es dolorosamente obvio, no pensaron cómo van a afectar a nuestros hijos transgénero, esta ley los está matando emocionalmente», expresó Hope Tyler, una de las madres que participa de la campaña en contra de la ley hb2.