Mundo | Bitácora

Libres de golpe

Familiares. Reclaman justicia en Asunción. (Duarte/AFP/Dachary)

El caso sirvió de excusa para destituir al presidente paraguayo Fernando Lugo, en 2012. Ahora, la Corte Suprema de Justicia ordenó liberar a los campesinos procesados por la llamada Masacre de Curuguaty al encontrar gruesos errores en la causa penal. El hecho se produjo cuando fuerzas policiales intentaron desalojar a campesinos de un campo en esa localidad, reconocido como estatal por el gobierno aunque reclamado por un terrateniente. Hubo un enfrentamiento y perdieron la vida once campesinos y seis policías. Otros once habitantes de esa finca fueron detenidos y procesados por la matanza. El congreso, dominado por opositores a la política de ampliación de derechos de Lugo, impulsó un juicio político que derivó en uno de los dos primeros golpes parlamentarios en la región.