Mundo | Bitácora

Naomí Klein

«El shock es realmente el propio virus. Y ha sido manejado de una manera que maximiza la confusión y minimiza la protección.»