Mundo | Bitácora

Nazis, no

Mientras la ultraderecha alemana avanza en la política, el fútbol dio una muestra de su voluntad de fortalecer la memoria para no repetir el pasado con la decisión del club Eintracht Frankfurt de retirarle el título de presidente honorífico a Rudolf Gramlich por su pasado nazi. A través deI Instituto Fritz Bauer de investigación del Holocausto, el club constató que Gramlich –ya fallecido, extitular de la entidad en 1938-1942 y 1955-1970– había sido miembro en su juventud del partido nazi y oficial de las SS. «El fútbol, que es hoy sinónimo de comprensión y de diversidad, y que está en contra del racismo y la discriminación, no resistió en aquel momento. Al contrario, fue cómplice», indicó Fritz Keller, presidente de la Federación Alemana, organismo que investigará si pueden ser revocados otros galardones otorgados a Gramlich, capitán de la selección germana en los juegos olímpicos de 1936 celebrados en Berlín durante el Tercer Reich.