Mundo | Bitácora

Niños en la vía

El crecimiento económico de Alemania no está reduciendo la desigualdad. El país, al que muchos denominan la «locomotora europea», cierra el 2017 con un crecimiento del 2%, en tanto la bolsa de Frankfurt alcanzó récords históricos en octubre. Sin embargo, la Fundación Bertelsmann advirtió que un 21% de niños son pobres de manera permanente debido a que su familia «vive de un ingreso por debajo del umbral de pobreza». El proceso analizado, en el que no se incluyó a las familias refugiadas, es producto, principalmente, de que el 10% de los alemanes más ricos posee el 60% de la riqueza nacional y de los altos grados de flexibilización laboral. Según argumenta el estudio, las reformas para atender la situación son urgentes, no se darán gratis y necesitarán de inversión.