Mundo | Bitácora

Ola violenta

Marchas. Contra los crímenes en Bombay. (Mukherjee/AFP/Dachary)
El hinduismo radical está fuera de control. En las últimas semanas cometió varios linchamientos contra personas –en su mayoría musulmanes– acusadas de comerciar con carne vacuna o ingerirla. Tres crímenes recientes llevaron a que sectores moderados del hinduismo salieran a las calles de todo el país bajo la consigna «No en nuestro nombre». Frente a esta situación, el primer ministro Narendra Modi, identificado con el nacionalismo hindú, salió a condenar esta clase de hechos. «Ninguna persona en esta nación tiene derecho a tomar la ley en sus manos», sostuvo. Sin embargo, los diversos sectores de la oposición siguen aduciendo que Modi ha tolerado estas acciones emprendidas por los «defensores de vacas» y que sus condolencias «llegan tarde» o son «un truco publicitario producido por la presión pública». Las redes sociales viralizaron un video en el que se aprecia cómo un centenar de personas golpean hasta la muerte a un supuesto transportista de carne e incendian su vehículo.