Mundo | Bitácora

Otra conexión


Moscú. Putin y Seagal juntos en un acto. (NIKOLSKY/RIA-NOVOSTI/AFP / DACHARY)

Steven Seagal, el experto en aikido y protagonista de decenas de filmes de acción hollywoodenses, tiene una particular atracción por el pueblo ruso. Quizás le venga de su abuelo, un inmigrante originario de San Petersburgo llegado a Estados Unidos a principios del siglo XX huyendo de los pogroms zaristas. El caso es que ya en noviembre de 2016 el presidente Vladimir Putin tuvo un gesto de reconocimiento al otorgarle ciudadanía y pasaporte ruso. Ahora, el mandatario, en un gesto tendiente a estrechar lazos con los estadounidenses, nombró al duro luchador de artes marciales, de 66 años, como enviado especial para las relaciones culturales entre Rusia y EE.UU. El decreto de designación señala que será una tarea ad honorem y que Seagal tiene el encargo de favorecer relaciones en el ámbito humanitario, «incluidas la esfera de la cultura, el arte, los intercambios sociales y juveniles y otros».