Mundo | Bitácora

Pena confesa

El expresidente Antonio Saca, líder del partido de derecha ARENA, fue condenado a 10 años de cárcel por montar una red de corrupción. La sentencia, dictada por el Tribunal Segundo de Sentencia de El Salvador, se desglosa en cinco años de prisión a causa de la figura de peculado (apropiarse de bienes del Estado), y otros cinco por lavado dinero, además de ordenarle pagar 260 millones de dólares. Saca, quien gobernó el país entre 2004 y 2009, confesó los delitos cometidos por él y otros seis funcionarios de su administración luego de pactar con la fiscalía. El objetivo: lograr la reducción del castigo, algo que finalmente consiguió. De hecho, el exmandatario cumplirá ocho de los 10 años tras la rejas, dado que fue detenido en 2016.