Mundo | Bitácora

Piernas cruzadas


Trabajo. Mujeres en una feria en Bombassa. (King/Rex/Shutterstock/Dachary)

Las keniatas están protagonizando por segunda vez en su historia una huelga de piernas cruzadas. La legisladora opositora Mishi Mboko propuso a las mujeres que se nieguen a tener sexo mientras sus parejas no se registren para votar en las próximas elecciones presidenciales, a celebrarse en agosto. La propuesta busca combatir la abstención electoral, uno de los factores que podría mantener en el poder al presidente Uhuru Kenyatta, quien inició su cuarto mandato en 2013. «El sexo es un arma poderosa y servirá como moneda de cambio con aquellos que se resistan a registrarse», indicó Mboko. Ya en 2009, las mujeres llevaron a cabo una huelga similar de una semana para lograr que el expresidente Mwai Kibaki –antecesor de Kenyatta– y el ex primer ministro Raila Odinga y sus aliados se reconcilien y estabilicen la situación del país. En el marco de estas acciones también se alentó a que las esposas de los políticos participaran e incluso se ofreció compensar a las trabajadoras sexuales por ganancias perdidas si aceptaban ser parte de la protesta. Según informó la cadena BBC, la abstención debería prolongarse hasta mediados de febrero cuando finaliza el plazo para registrarse.