Mundo | Bitácora

Puertas cerradas

La justicia estadounidense decidió mantener el freno a la regularización de casi cinco millones de indocumentados. La Corte de Apelaciones del Quinto Circuito de Nueva Orleans favoreció al grupo de 26 estados, en su mayoría con gobiernos republicanos, que se oponen al alivio migratorio dispuesto por la Casa Blanca. «El fallo es indefendible. El magistrado que votó en disidencia tuvo razón al referirse al carácter político de este conflicto, argumentando que los tribunales no tienen ningún papel para desempeñar y que no pueden dar lugar a cualquiera que no esté de acuerdo con las opciones políticas del presidente», adujo Benjamin Johnson, director ejecutivo del American Immigration Council. Otras organizaciones civiles como el National Immigraton Law Center instaron al presidente Barack Obama a apelar la decisión ante la Corte Suprema.