Mundo | Bitácora

Reelección y después


Reforma. Pelea por una enmienda. (Duarte/AFP/Dachary)

 

La discusión por la reelección presidencial en Paraguay está reacomodando bruscamente la arena política. Fernando Lugo, derrocado y actualmente fuera del cargo, insiste con que se le permita candidatearse en 2018. Según una reciente encuesta de Infosurvey, el líder del Frente Guasú lidera la intención de voto con un 49%. Sin embargo, el plan reeleccionista de Horacio Cartes, quien aprovecha el deseo de Lugo para imponer su propia continuidad, es el que más enardece el debate. La intención del actual jefe de Estado de enmendar la Constitución provocó el repudio de 2.000 personas en el centro de Asunción, denuncias de la oposición en la OEA y la invocación de la Carta Democrática del organismo. También generó la escisión de sectores oficialistas, el planteo de un posible juicio político en el Congreso y el pedido de los obispos para que se respete la Carta Magna. Mientras Lugo sigue girando por el país y aglutina cada vez más consensos, los liberales y colorados «añetete» quieren cerrarle el paso a un nuevo período de presidencial de Cartes.