Mundo | Bitácora

Rumania y la corrupción legal


Bucarest. Repudio a la iniciativa oficial. (Mihailescu/AFP/Dachary)

Unas 60.000 personas se manifestaron en Rumania contra el insólito proyecto que impulsan sectores del gobierno: despenalizar delitos por abuso de poder y corrupción si el perjuicio al Estado es menor a 44.000 euros y dar una amnistía que incluye a personas condenadas por este tipo de maniobras. Ante el repudio, el presidente Klaus Iohannis bloqueó la iniciativa asegurando que no era parte de su programa de gobierno y anunció que llamará a una consulta popular para zanjar la polémica. Bajo consignas como «en democracia los ladrones están tras las rejas» la ciudadanía centró sus críticas en los grandes medios, que están a favor de estos cambios en el código penal, y exigieron la salida del principal defensor de estos decretos, el ministro de Justicia, Florin Ioardache.