Mundo | Bitácora

Ultras en escena

Las elecciones presidenciales en España dejaron, como dato relevante, el acuerdo entre el Partido Socialista y Unidas Podemos para formar gobierno. El entendimiento entre las formaciones conducidas por Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, clave para destrabar el estancamiento político, también busca ponerle un freno a Vox, el partido de extrema derecha que se convirtió en nueva tercera fuerza y tendrá 52 diputados en la conformación de la Cámara. Con esa cantidad, la fuerza que lidera Santiago Abascal dispone de la facultad de imponer recursos de inconstitucionalidad, es decir evitar que entre en vigencia  cualquier ley que considere contraria a su programa xenófobo, dado que para introducir ese recurso se exige un mínimo de 50 diputados. Asimismo, VOX tendrá mayor fuerza para promover iniciativas de su agenda política: el endurecimiento contra los migrantes, la oposición contra procesos de autonomía y combatir reivindicaciones del movimiento feminista. También reúne la cantidad de diputados necesarios para presentar una moción de censura en el Congreso. Abascal, en octubre, estuvo en el centro de la escena por condenar la exhumación de los restos del dictador Francisco Franco de Valle de los Caídos.


Santiago Abascal. Acto central en Madrid. (Pierre-Philipe Marcou/AFP)