Opinión

Celso Amorím

«A veces, la política externa de las grandes potencias produce hechos de notable incompetencia. Washington quería sancionar a Venezuela y para eso, por exigencia de la ley, precisaban declarar al país como una amenaza. Algo así como un trámite burocrático, dijeron. Pero todo el mundo sabe qué puede ocurrir cuando un gobierno es declarado como amenaza.»