Opinión

Fortunato Mallimaci

«Vivimos en un mundo que se dice laico pero que se encuentra compenetrado de imágenes católicas. Esa cultura penetró y se naturalizó tanto que se ha hecho cultura en lo político. Hoy el Estado argentino no concibe su política educativa, social ni de vivienda sin que los grupos religiosos participen activamente.»