Opinión

Fotos

Les escribo por dos motivos, una para felicitarlos por el artículo sobre el narcisismo que está afectando a los chicos de hoy publicada en el Nº 1.166. Toda esta cuestión de los teléfonos celulares, si bien resultan un medio para que los padres estemos tranquilos sabiendo dónde están nuestros hijos, es por otra parte motivo de preocupación. No solo porque los niños y jóvenes están todo el tiempo pendientes de sí mismos y si salieron bien o no en una foto (las famosas selfies) sino porque muchas de ellas rápidamente comienzan a circular por las redes sociales sin ningún control. Si bien muchos padres podemos estar atentos a la actividad de nuestros hijos en Internet, llega un momento en que se hace imposible controlar todo lo que suben o comparten en las redes; especialmente una vez que son adolescentes. Además, por supuesto, está toda la cuestión psicológica y el riesgo de que el narcisismo característico de toda chica o chico de 15 años para arriba se transforme en una patología, algo que excede mis conocimientos del tema.
Otra cosa de la que quería hablar es de la fiesta importada del extranjero que se conoce como el Día de San Patricio. No tengo nada en contra de que los jóvenes se diviertan y la pasen bien, pero sí me preocupa la penetración cultural de países anglosajones propiciada por los grandes medios de comunicación. Esa fiesta ¡es irlandesa! Si no le dieran tanta manija en la televisión, serían muchos menos los jóvenes que participaran en una celebración que nada tiene que ver con los argentinos. Esto se enmarca en otras modas importadas, impuestas, como la de pretender festejar Halloween, algo que por suerte nunca terminó de prender en el común de la gente.

Sofía Bermúdez
Ciudad de Buenos Aires