Opinión

Marta Gaitán

Presidenta del Comité de Equidad de Género de Cooperar

Mucho por hacer

Como cada año, el 8M marca el inicio de planes de acción. Para compartir procesos de conformación de espacios para la equidad de género en entidades cooperativas, desde el Comité de Equidad de Género de Cooperar ponemos a disposición un plan de trabajo e invitamos a todas y todos a sumarse. Uno de nuestros grandes desafíos es transformar realidades siendo puentes y articuladoras para que cada vez más personas se sumen a esta forma de vivir, trabajar y producir; otro es fortalecer el trabajo que las mujeres y diversidades de manera informal desarrollan para generarse ingresos. La ayuda técnica en la conformación de empresas cooperativas de mujeres es el mojón de acercamiento para que se trabaje de modo colectivo y con perspectiva de género, desarrollando procesos integradores que enlacen cadenas de valor.
En la labor de cuidado que recae sobre las mujeres es donde se encuentra la raíz de las bajas posibilidades de avanzar en el mundo de trabajo y ellas son, por eso, quienes corren más riesgos de desempleo, subempleo o precarización. En el trabajo cooperativo de cuidados, las entidades pueden dignificar la prestación de este servicio en las comunidades a la vez que generan trabajo e inclusión. Necesitamos educación cooperativa con perspectiva de género hacia adentro de las instituciones. Además, el acceso al crédito es escaso y persiste la desigualdad de oportunidades a la hora de invertir, por lo que hacemos especial hincapié en la inclusión financiera para las mujeres. Nuestra preocupación constante nos mueve a trabajar por las múltiples y complejas causas que hacen que las violencias contra las mujeres, trans y travestis incrementen las cifras de femicidios. Es por esto que propiciamos tener en nuestras sedes recurseros e información al alcance de quienes decidan pedir ayuda y nos sumamos a campañas de concientización por medio del pacto cooperativo por la no violencia. Una tarea pendiente es el desarrollo de investigaciones con relevamientos e indicadores que midan nuestro nivel de participación en la vida institucional, económica y política de las empresas sociales y este 2021 será el momento de iniciar la recolección de datos. Como todos los años, la tarea es enorme, comprometida con los valores cooperativos en los que elegimos vivir y este año en particular, con el aprendizaje de la primera etapa de la pandemia, entendemos que nuestra agenda, más que nunca, es impostergable, para que ninguna de nosotras se quede atrás.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *