Opinión

Natalia Oreiro

«Un chico de la villa muere y entonces se dice “seguro que estaba metido en drogas”. Pero cuando muere un pibe de alta sociedad es distinto. Me da vergüenza propia. Los que hacemos ficción sentimos una necesidad de contar esta realidad, que se sepa. Como actriz popular, trato de colaborar para que esto no siga pasando.»