Opinión

Mariano Borzel

Economista

No ceder privilegios

Una práctica usual de los sectores conservadores es la de generar zozobra antes de las elecciones. Existen diferencias según cada país, pero el objetivo de fondo es el mismo: que no haya cambios para no tener que resignar privilegios. En Perú, Pedro Castillo habló de aumentar los impuestos a la minería y de modificar la Constitución, y la reacción fue: se vienen las expropiaciones, el comunismo, o el «seremos como Venezuela». La derecha no pudo torcer la voluntad de las urnas; ahora desconoce los resultados y denuncia fraude.
En algunos medios de nuestro país que cubrieron el proceso peruano se pudo leer: «La clase alta peruana entra en pánico con Castillo y empieza a sacar dinero del país». En otro: «“Fuga de capitales” y “pánico” a expropiaciones (…)». En dos notas distintas aparecía la misma abogada, directiva de grandes corporaciones, afirmando: «Todas mis amigas y amigos han sacado su plata al extranjero».
El contexto de Argentina es muy distinto al del país andino, pero así y todo hay sectores que intentan influir en las expectativas. Se vienen tiempos de elecciones y es un momento bisagra para que el oficialismo consiga las mayorías que se precisa en el Parlamento. No resulta casual que luego de un reciente informe de un banco de inversión extranjero, proyectando una devaluación para más adelante, apareciera con fuerza en los medios el tema «dólar». Sin embargo, el país tiene una alta competitividad, superávit comercial y en los próximos años no hay grandes compromisos de deuda externa. Se está incluso en una posición más robusta que hace un año atrás, cuando decían –sin razón alguna– que la brecha cambiaria no tenía techo. En Argentina, si tratan de sembrar dudas es para que se abandonen las políticas que han empezado a tranquilizar y a reconstruir la economía. Quieren que se imponga de nuevo el ajuste.