Opinión

Ramiro Grass

Economista

«Oro por baratijas»

La guerra en Ucrania y su impacto económico han transformado la geopolítica mundial, dejando en claro que los recursos de nuestro país (cereales, energía y minerales –en especial litio–) son «estratégicos». Así, las superpotencias en pugna vuelven a posar sus ojos en estas tierras. Las recientes declaraciones de la jefa del Comando Sur de los Estados Unidos y del embajador de dicho país al respecto, así lo confirman. Por otro lado, el Gobierno llevó adelante una renegociación con los tenedores de Deuda Pública Nacional y con el Fondo Monetario Internacional (FMI), pero esto no es un proceso cerrado, y continuará por varios años.
Este contexto encuentra al Estado Nacional financieramente frágil, debilitado por el esfuerzo fiscal para mitigar las consecuencias económicas de la pandemia, como así también por un proceso de endeudamiento externo irresponsable llevado adelante por la anterior administración. Se presenta, entonces, el riesgo de que esa deuda actúe como elemento condicionante en la construcción de un destino común para todos los argentinos, como tantas otras veces, en un sentido particular.
Así como los exploradores y conquistadores europeos llevaron adelante un intercambio de «oro por baratijas» con los pueblos originarios de América, este despojo podría reeditarse. Un escenario hipotético a futuro respecto del cual habría que estar muy atentos, dado el renovado interés mundial por nuestros recursos, es que desde los centros de poder mundial se ofreciera un intercambio de recursos estratégicos por deuda para «solucionar» la hipoteca macrista. Una «solución» de este tipo iría en perjuicio de la amplia mayoría de los argentinos.

Foto: Télam