Opinión

Show

Quería hacer un comentario sobre un tema que desde hace unos días está en boca de todos y me pareció muy preocupante desde el punto de vista de la educación.
La verdad, no puedo creer todavía lo que ocurrió en la Facultad de Ciencias Sociales. Me refiero a la famosa performance «posporno» que se desarrolló en un pasillo de esa casa de estudios a comienzos de mes.
Jamás había oído hablar de «posporno» y tampoco, pese a que escuché a varias exponentes en la televisión, me quedó muy claro de qué se trata. Yo creo que esto de ninguna manera, se puede hacer en una facultad pública, y no por cuestiones de moralina barata. Cada uno ejerce su sexualidad como quiere, pero creo que en la privacidad.
No me parece mal el show que montaron estos chicos, lo que me molesta es que se haya llevado a cabo en un pasillo. Y si bien se respetó la libertad de expresión de los «artistas», creo que no se respetó el derecho de las personas que circulaban por ahí a elegir si querían o no ser testigos, espectadores, de tal manifestación.
Si yo hubiese sido alumna y me hubiesen invitado al espectáculo seguramente no habría asistido porque no me interesa, pero si me «obligan» a verlo porque no me queda más remedio que pasar por allí y ver a esta gente teniendo relaciones en público creo que se está restringiendo mi derecho a elegir ser partícipe o no y de alguna manera se me obliga a serlo. Imagino que así se habrán sentido muchas chicas y chicos a los que ese día no les quedó otra que pasar por allí.
Por otra parte, me parece que la facultad está para otras cosas. No hablo de «a la facultad se va a estudiar, no a hacer política», sino de que estudiar una carrera universitaria cuesta mucho esfuerzo, dinero y tiempo. Me parece una tontería que se usen esos espacios de pensamiento para cosas tan banales.

 

María Migliano
Ciudad de Buenos Aires