Opinión

Horacio Aizicovich

Dirigente cooperativista

YPF, pymes y desarrollo nacional

La reciente conmemoración de los primeros 100 años de la empresa pública de hidrocarburos, nuestra entrañable YPF, permite poner en valor lo que ha significado para el desarrollo y la soberanía económica de nuestro país la vigencia plena de la empresa de bandera en la estratégica cuestión energética.
YPF fue la primera petrolera estatal integrada verticalmente en todo el mundo. Desde su creación, realizó todas las actividades que fuesen necesarias para la explotación de hidrocarburos, incluyendo incluso la fundación y abastecimiento de pueblos cercanos a zonas con reservas de petróleo, como es el caso de Comodoro Rivadavia, Cutral Co y Caleta Olivia, donde promovió excelentes condiciones de hábitat, de vida social, cultural e integración de los nuevos pobladores.
Uno de los aspectos de carácter progresista del desarrollo de la empresa pública del gas y petróleo ha sido el fomento de empresas proveedoras pequeñas, medianas y cooperativas de trabajo y servicios en todas las regiones en exploración y explotación.
Un reciente trabajo encargado por el Ministerio de Desarrollo Productivo que cimentó su investigación en la información provista por AFIP a través de la Factura de Crédito Electrónica del sector petrolero indica que en el mismo radican casi 10.000 empresas, de las cuales 7.734 son mipymes (micro, pequeñas y medianas empresas) empleadoras, con una antigüedad promedio de 10 años, a los que se agregan centenares de empresas medianas y un creciente número de cooperativas de trabajo, las que en conjunto emplean en forma directa e indirecta cerca de 350.000 operarios y profesionales.
Esta investigación indica asimismo que ese sector de mipymes, pymes y cooperativas especializadas se destaca por su elevada capacidad productiva e innovadora, tiene mejor perfil exportador y mayor escala relativa que la media del sector manufacturero.
Ese amplio sector empresarial creció alrededor de YPF debido a la política nacional y federal de esta compañía estatal, que siempre promovió e integró el aporte de empresas nacionales, muchas de ellas con gestión cooperativa, a la vez que fomentó la investigación y formación de técnicos y profesionales que fueron aportando un enorme caudal de ciencia aplicada que hoy tiene un espacio formidable de desarrollo en el yacimiento de Vaca Muerta, uno de los más importantes a escala global.
A ello se suma en la actualidad la posibilidad de que la división YPF Agro juegue un rol creciente como empresa testigo, ya que su participación activa podría aliviar a pequeños y medianos productores, dado que la compañía estatal estaría en condiciones de ofrecer una mejora sostenida en el precio de compra y servir de regulación en el comercio exterior y control de la generación de divisas al actuar eventualmente en forma contracíclica.
Estamos ante un claro ejemplo de la importancia del rol del Estado en la gestión y desarrollo de las palancas fundamentales de la economía, en este caso de lo estratégico de la cuestión energética, en un mundo que prevé escasez de alimentos y energía, revalorizando lo que siempre hemos sostenido desde nuestra propuesta cooperativa: promover políticas de mejor distribución de la riqueza social, de carácter progresivo e inclusivo.

NA