Economía | GASODUCTO NÉSTOR KIRCHNER

Paso a paso

Tiempo de lectura: ...
Daniel Víctor Sosa

Avanza a buen ritmo la obra que ampliará un 25% la capacidad de transporte de la energía desde Vaca Muerta y permitirá un fuerte ahorro de divisas.

Doblas, La Pampa. Este emprendimiento puede significar el comienzo del autoabastecimiento energético.

Foto: Energía Argentina

Un punto débil de la economía nacional, de las familias y de los costos empresarios, parece tener principio de solución con fecha fija. El 20 de junio, a las puertas de la temporada invernal, estará concluida la primera etapa del gasoducto Néstor Kirchner, confían funcionarios y operadores privados del sector.
Según se prevé, la obra, uno de los proyectos en construcción más grandes del mundo (la inversión total será de 3.400 millones de dólares) permitirá superar en un plazo relativamente reducido la estrechez energética que tradicionalmente limita el crecimiento del país.
Quienes destacan la extrema importancia del gasoducto (y de sus obras complementarias) puntualizan que se expandirá en un 25% el sistema de transporte, con lo que se logrará mayor confiabilidad, seguridad y eficiencia de la oferta gasífera.
Al posibilitar el transporte de la producción incremental desde la formación neuquina de Vaca Muerta hasta los principales centros de consumo de la Argentina, la región y el mundo, el emprendimiento tendrá un impacto relevante en el ahorro de subsidios y la generación de divisas.

Tramos
Las obras ya concretadas requirieron durante 2021-22 más de 180.000 millones de pesos de recursos presupuestarios, en parte provenientes de lo obtenido por el Aporte Solidario Extraordinario de las Grandes Fortunas. Mientras, progresan las tratativas para financiar la construcción del segundo tramo del gasoducto hasta la localidad santafesina de San Jerónimo, con aportes prometidos de la CAF (Banco de Desarrollo de América Latina) y el brasileño BNDES (Banco de Desarrollo Económico y Social), prosiguen a buen ritmo los trabajos, en los que se desempeñan unos 6.000 operarios y técnicos.
Por lo pronto, a fines de enero comenzó la bajada de caños soldados a la zanja en el kilómetro 440 de la traza, en Doblas, provincia de La Pampa.Esta fase clave del proyecto, que incluyó la instalación de dos plantas soldadoras de doble junta, tiene lugar «tras la puesta en funcionamiento del sistema de soldadura automática de caños, tecnología que se utiliza por primera vez en Argentina», informó Energía Argentina, la compañía estatal a cargo de la obra. Las tareas, por cierto, se respaldan en un equipo especial de 50 soldadores provenientes de distintos países.
Este equipamiento y otro similar se usan desde el kilómetro cero de la traza en Tratayén, Neuquén, hasta Doblas, en los tramos más extensos del gasoducto. La bajada de tubos, en tanto, es un procedimiento que se lleva a cabo mediante un conjunto de equipos específicos que trabajan en simultáneo y de manera coordinada, con una capacidad de izaje de 60 toneladas cada uno. Estas máquinas manipulan distintos tramos de aproximadamente 1.000 metros de cañería de 12 metros de extensión cada uno y 36 pulgadas de diámetro, que ya fueron soldados y desfilados (colocados) a lo largo de la traza.
Luego se procede con la colocación de la columna soldada en la zanja abierta, previamente realizada por equipos de zanjeo. Completado este proceso, que requiere maniobras de gran precisión y se realiza de modo simultáneo en distintos frentes, se avanza con la tapada y recomposición del terreno.

Cambio de matriz
Con una extensión de 573 kilómetros, el gasoducto Presidente Néstor Kirchner permitirá ahorrar más de 2.200 millones de dólares este mismo año, entre sustitución de importación de combustibles y reducción de subsidios.
Se espera además un fuerte impacto laboral, mediante la generación de 10.000 puestos de trabajo directos y otros 40.000 indirectos, sumadas la construcción de la obra y la mayor producción de gas en Vaca Muerta. El director del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), Hernán Letcher, resaltó que «el gasoducto le dará a la Argentina la posibilidad de transformar su matriz económica, dado que, en sucesivas etapas, le permitirá un acceso a dólares que hoy no tiene», y que ingresarán al país una vez eliminados los actuales cuellos de botella en el transporte.
Los productores de gas de Vaca Muerta no pueden seguir incrementando su producción más allá de unos 5 a 6 millones de metros cúbicos diarios adicionales, precisamente por imposibilidad de evacuarla. Con el gasoducto en operación, ese volumen podrá incrementarse hasta 20 millones.
Si bien restan aún desafíos técnicos por superar, como el cruce del río Colorado, previsto para marzo con el concurso de firmas internacionales especializadas, en el Gobierno destacan que la obra marca «el inicio del camino definitivo hacia el autoabastecimiento energético, con miras a consolidar la soberanía energética».

Dejar un comentario

Tenés que estar identificado para dejar un comentario.