Economía

Petróleo concentrado

La «apertura al mundo» del gobierno nacional atrae a empresas británicas en el estratégico sector hidrocarburífero, donde acaba de nacer un gigante privado de la mano del grupo Bulgheroni. Presencia inglesa en la Cuenca Norte de las Islas Malvinas.

Valle Hermoso. Pan American Energy procesa 20.000 metros cúbicos de fluido diario. (PAEG)

La compañía BP (antes British Petroleum) reafirmó su avidez por los recursos hidrocarburíferos argentinos al fusionarse con Bridas (de la familia Bulgheroni) y con China National Offshore Oil Corporation (CNOOC) para constituir lo que la prensa local denominó como el principal productor, empleador e inversor privado del sector petrolero en el país.
Bridas y BP vienen trabajando juntas en Argentina desde hace décadas y anunciaron a comienzos de setiembre un acuerdo por el cual consolidarán a comienzos de 2018 sus participaciones. La compañía con sede en Londres detentará el 50% y el resto se lo dividirán (25% cada una) la empresa de Bulgheroni y la china.
Ahora con la denominación de Pan American Energy Group (PAEG), el holding controlará la actual PAE (Pan American Energy) y Axion Energy (una de las principales refinadoras y comercializadoras locales de combustibles).
El nuevo gigante será una de las firmas privadas más grandes del mercado nacional con una facturación anual por encima de los 7.000 millones de dólares y con presencia también en Bolivia, México, Uruguay y Paraguay. PAEG se ubicará cuarta entre las 10 compañías de mayor facturación en el país, en un podio que encabeza el Banco de la Nación y que incluye a Tenaris (grupo Techint), Mercado Libre, Cablevisión Holding (con Telecom), Banco Macro, Ternium (también de Techint), Grupo Financiero Galicia y Pampa Energía
Hasta ahora, las sociedades controlantes de PAE eran BP (60% de sus acciones) y Bridas Corporation (el 40% restante). Axion, en tanto, pertenecía a Bridas y a Cnooc, pero tras la fusión tendrá como dueños a BP y a la firma de Bulgheroni (la mitad cada uno). En síntesis, el cambio implica el ingreso de la compañía británica a Axion, con la consiguiente retracción de la firma oriental y el reposicionamiento de BP en Pan American Energy, donde su porción ascendía al 60%.
Sobre la trascendencia de la operación opinó Omar Gutiérrez, gobernador de Neuquén, donde se ubica la mayor cuenca de hidrocarburos no convencionales del país. «Es un hecho que ratifica la potencialidad de Vaca Muerta, que está más viva que nunca», sostuvo. «Sin lugar a dudas –añadió–, esto da lugar a movimientos societarios y a asociaciones de empresas que buscan integrarse en su infraestructura, en su curva de aprendizaje y en su equipamiento, para lograr el óptimo desarrollo en toda su potencialidad».
El Observatorio de la Energía, Tecnología e Infraestructura para el Desarrollo (Oetec), sin embargo, hizo notar que Pan American Energy ya estaba integrada en los hechos. Según detallan los estados financieros de la empresa correspondientes a los Ejercicios 2015 y 2016, durante el año pasado el 98% de las ventas de crudo de PAE en el país tuvieron como destino Axion. Lo cual era «absolutamente lógico», dado que su controlante tenía además el 40% de participación en la petrolera.

Competencia
La fusión, con todo, acarreará un conjunto de novedades. En principio, porque Axion no participaba hasta ahora del upstream (exploración y explotación petrolera y gasífera). PAEG podría representar, entonces, un actor más agresivo en la competencia por el control del mercado, lo cual podría concretarse a expensas de las cuotas que hoy detenta YPF, si la empresa con mayoría de capital nacional lo permite.  
También se esperan cambios en la refinería de Campana, donde apenas 11% del crudo refinado proviene de la Cuenca Neuquina. Y no escapa a los analistas que la fusión se produce en el marco de una marcada caída de inversiones de PAE en Neuquén –en 2015 destinó 524 millones de dólares, este año solo serán 330 millones (37% menos)– lo que se vincula con la fuerte desaceleración productiva del último bienio.  
Actualmente, PAE y Axion Energy generan empleo directo e indirecto para 23.000 personas, y declaran haber invertido, sumadas, 15.000 millones de dólares entre 2001 y 2016. En el mid y downstream (que incluye la refinación y distribución de productos derivados), PAEG continuará con la ampliación y modernización de la refinería en Campana, provincia de Buenos Aires, con una inversión prevista de 1.500 millones de dólares, el proyecto más relevante del sector en los últimos 30 años. En las estaciones de servicio, en tanto, la compañía planea captar una mayor porción de negocios con su marca Axion, que ya está presente en más de 300 de las 751 bocas de expendio que tiene la compañía en Argentina, Uruguay y Paraguay (desde que Bridas adquirió los activos comerciales de Exxon Mobil en 2012).
La empresa también refina combustibles y fabrica lubricantes para el mercado automovilístico y para las industrias de aviación y marítima, el agro, el transporte de carga y pasajeros, además de productos para uso petroquímico. En el último quinquenio la refinería aumentó un 20% su producción de naftas y gasoil, y prevé que el incremento llegue al 60% al concluir el proyecto. Vale recordar que las petroleras que refinan su propio crudo para producir combustibles tienen una gran ventaja competitiva, sobre todo en un escenario de precios alineados con los internacionales. En Argentina hay 8 refinerías que producen casi el 100% del combustible que se consume en el país. Tres son de YPF: las de La Plata, Luján de Cuyo y Plaza Huincul, que tienen capacidad para procesar unos 320.000 barriles diarios de petróleo. Además, la petrolera con mayoría de capital estatal controla Refinor en Salta, con capacidad para otros 26.000 barriles.
En una segunda franja, Shell refina en Dock Sud 110.000 barriles por día; Axion tiene capacidad para 90.000 barriles en Campana, y espera llegar a 140.000 en 2020. Le siguen Pampa Energía (Bahía Blanca, 32.000 barriles diarios); y Oil (San Lorenzo, 30.000).
Hasta ahora la participación de Axion Energy en el mercado de combustibles llega al 15% en Argentina, 20% en Uruguay y 6% en Paraguay. La cuota, para beneficio de ingleses y chinos, además de Bulgheroni, podría subir fuertemente a medida que se concrete la ampliación de la refinería de Campana.