Economía | INDUSTRIA AUTOMOTRIZ

Pisa el acelerador

En plena expansión productiva, de empleos y exportaciones, las terminales aguardan la puesta en marcha del régimen de incentivos ya aprobado en Diputados.

Producción en alza. En el primer semestre, los vehículos fabricados se incrementaron un 25,9% respecto al mismo período de 2021.

Foto: NA

Las terminales automotrices experimentan una franca reactivación, aun cuando no escapan a las incertidumbres de la coyuntura. Por ejemplo, en cuanto a la adecuada provisión de insumos importados. Traba que afecta a algunas autopartistas, ante la restricción en el acceso de divisas a precio oficial.
De momento, en junio, por quinto mes consecutivo volvieron a subir la producción y los envíos al exterior, según informó la Asociación de Fábricas (ADEFA). En el primer semestre, los 243.000 vehículos producidos significaron un aumento de 25,9% respecto de enero-junio de 2021.
Las compañías del área estiman cerrar el año con una fabricación en torno a las 500.000 unidades. Con viento a favor, recién en 2025 se superaría el récord de 840.000 vehículos producidos en 2013. Esa oferta proyectada permitiría cubrir ventas al exterior cada vez mayores. Ya en la primera mitad del año se enviaron 140.000 unidades, lo que representó un salto interanual de casi 30%.

Planes
Debido a esos favorables indicadores, las automotrices radicadas en el país van concretando inversiones y apuran el desarrollo de nuevos modelos. Para lo cual empezaron a incorporar nuevos turnos de trabajo que, según la empresa, pueden representar entre 300 y 500 empleos de alta capacitación y remuneración.
Es el caso de Toyota Argentina, que a partir de 2023, por primera vez desde que arribó al país, incorporará un tercer turno en su planta de la localidad bonaerense de Zárate. De esta forma buscará producir un 10% más, 180.000 unidades, de la pick up Toyota Hilux (hoy, con dos turnos, llega a 167.000).
Renault Argentina, por su parte, sumó este mes su segundo turno de producción, con 300 nuevos trabajadores ingresados a la planta de Córdoba. El objetivo es incrementar 50% la producción de los modelos Sandero, Stepway, Logan y Kangoo. Este último, destinado en parte a Colombia y a México.
Por su parte, Nissan Argentina –que junto con Renault invirtió en los últimos años 700 millones de dólares en la planta de Santa Isabel, Córdoba– está en pleno proceso de incorporación y capacitación de 550 trabajadores para sus líneas de fabricación de la pick up Frontier. Su plan es producir en 2023 unas 50.000 unidades, tanto como lo acumulado en los últimos cuatro años, y exportar el 65% de esos vehículos.
También en Córdoba, Fiat Argentina proyecta un segundo turno desde fines de año para aumentar la producción de su sedán Cronos, el auto más vendido en el mercado nacional. Similar incremento productivo, aún con su mismo personal, planea Peugeot para su nuevo 208, que fabrica en la planta bonaerense de El Palomar. Mientras General Motors analiza futuras incorporaciones, tras comenzar en su fábrica de Alvear, próxima a la ciudad de Rosario, la producción de la Chevrolet Tracker, lo cual demandó una inversión de 300 millones de dólares en la modernización y adecuación de sus instalaciones.
Ford Argentina, por su parte, desarrolla una inversión de 580 millones de dólares y prevé sumar 400 operarios a su planta de General Pacheco, en provincia de Buenos Aires. Allí producirá en 2023 la nueva generación de la pick up Ranger, de la cual destinará el 70% de las unidades a exportación.
Por último, Volkswagen Argentina ya alcanzó el volumen de fabricación diaria y de ventas a la región más alto desde 2018. Para sostener este ritmo contrató 400 nuevos trabajadores para los dos turnos con los que cuenta en su planta bonaerense, y puso en marcha un plan de inversión de 250 millones de dólares hasta el 2026.
Es cierto que esas decisiones toman en cuenta el nuevo marco promocional de inversiones que trata el Congreso. La norma apunta a un modelo productivo de alta escala, integración nacional e inserción exportadora. Contempla en ese sentido beneficios fiscales como la exención de retenciones hasta 2031.


Daniel Víctor Sosa