País | Economía

Récord histórico

Durante el nuevo año se sigue reforzando la tendencia alcista del precio internacional de las commodities. En las primeras semanas de enero, la cotización de la tonelada de soja superó los 500 dólares en Chicago, su mayor valor desde julio de 2014. En términos interanuales, el poroto aumentó nada menos que 140 dólares. «La abultada demanda de China, acompañada de niveles históricos de procesamiento de soja en los Estados Unidos, empuja hacia arriba los precios del poroto. A estos dos factores se le debe sumar el clima seco en muchas regiones productoras y posicionamientos de fondos que parecen especular con alzas de commodities, en un escenario de bajas tasas de interés internacionales», explica un informe de la Bolsa de Cereales de Rosario.
Por su parte, el maíz y trigo también alcanzaron valores récord, los mayores en los últimos seis años, 200 dólares y 240, respectivamente. Es una buena noticia para la economía local porque implica mayor recaudación e ingresos de divisas. La Bolsa de Comercio de Rosario estimó que el ingreso por exportaciones de porotos de soja, aceite y harina de soja sería 6.100 millones de dólares más elevado respecto al registrado en 2020. Sin embargo, el aumento de los precios internacionales tiene un costado negativo: genera presión inflacionaria sobre los alimentos. Por esa razón, el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Luis Basterra, explicó que «para el Gobierno nacional es prioritario desacoplar los precios internos de la dinámica de los precios internacionales, al tiempo de seguir fortaleciendo el desarrollo del sector y las exportaciones». Un desafío no menor para 2021.