Política | JUICIO POLÍTICO A LOS SUPREMOS

Crónica de una audiencia explosiva

Tiempo de lectura: ...
Franco Mizrahi

Inundaciones en Tribunales, contradicciones entre testigos y nuevas filtraciones de chats, son algunas de las revelaciones de la primera sesión del proceso a los integrantes de la Corte.

Comisión. Durante la primera audiencia declararon ocho personas, entre ellos la ex detenida-desparecida Patricia Isasa.

Foto: Marcelo Capece

La primera audiencia con testigos del juicio político que el oficialismo impulsa contra los ministros de la Corte Suprema fue explosiva. Ocurrió el 23 de febrero y declararon ocho personas. En la sesión, que se extendió por ocho horas y fue cuestionada por la oposición, se reveló una inundación en el Palacio de Tribunales que afectó la vocalía del presidente supremo Horacio Rosatti. El oficialismo sospecha que fue intencional, para destruir pruebas.
Dos testigos también de la vocalía de Rosatti entraron en contradicción, por lo que habrá un careo entre ambos. En medio del proceso se conoció una nueva filtración de supuestos chats del celular del ministro de Seguridad porteño, Marcelo D’Alessandro, de la que surgieron intercambios con el juez de Comodoro Py Sebastián Ramos, quien abrió la jornada de testimoniales. El magistrado Ramos había sido citado porque archivó una denuncia contra D’Alessandro y Silvio Robles –mano derecha de Rosatti–, a quienes se acusa de coordinar fallos cortesanos a favor de Juntos por el Cambio. La denuncia se basó en la segunda filtración de chats adjudicados al ministro.
El juez quedó envuelto en la misma trama y muy comprometido, porque bajo juramento de decir la verdad, afirmó que no tenía un vínculo sistemático con D’Alessandro, pero la serie de chats que se conocieron apenas terminó de declarar lo desmintió: el funcionario porteño y el juez de Comodoro Py aparecen con 56 intercambios que muestran un trato muy familiar. Lejos de la formalidad, el juez llama «Tano» al ministro y hasta coordinan juntarse a comer en un club. De ser ciertos los mensajes, Ramos debió excusarse de intervenir en la causa D’Alessandro-Robles. Ahora, el magistrado puede ser denunciado por falso testimonio e incumplimiento de los deberes de funcionario público.
El segundo testigo fue el juez federal de La Plata, Alejo Ramos Padilla, quien tuvo una denuncia similar a la que archivó su colega de Comodoro Py, quien consideró que debía investigarse. Sergio Romero, subdirector de Gestión Interna y Habilitación de la Corte, fue el tercero en declarar y confirmó que hubo una inundación en el Palacio de Tribunales que provocó daños en el edificio, pero que de las vocalías únicamente afectó a la de Rosatti. Ocurrió un fin de semana de enero, luego de la difusión de los chats del escándalo, donde se vieron comprometidas las computadoras de Robles.
También hubo contradicciones entre dos testigos que trabajan en la vocalía de Rosatti, Roberto Saggese y Adriana Valinotti, respecto a su participación en grupos de chats. Se hará un careo entre ambos. La lista de testigos se completó con los secretarios de la Corte Cristian Abritta, Silenio Cárdenas Ponce Ruiz y Alejandro Rodríguez. La próxima sesión de la comisión de Juicio Político será el 7 de marzo. El Frente de Todos quiere citar para esa fecha como testigo, entre otros, al fiscal Carlos Stornelli, quien impulsó el archivo del caso D’Alessandro-Robles que tramitó en Comodoro Py.

Dejar un comentario

Tenés que estar identificado para dejar un comentario.