Política

Fórmula concentrada

Entre los principales riesgos para la libertad y el pluralismo de la comunicación, según un documento difundido recientemente por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), se destaca el «efecto nefasto de la concentración de los medios de comunicación y de la evolución de los modelos económicos sobre la calidad del periodismo, lo que se traduce en la disminución del margen de libertad editorial, la degradación de las condiciones de trabajo y la precarización laboral de los periodistas». Asimismo, el trabajo revela que «la variedad de posibles consecuencias de la concentración indebida de la propiedad de los medios es esencialmente ilimitada» y cita ejemplos de distintas regiones del planeta donde existen «casos extremos». Entre ellos, mencionan al Grupo Clarín en la Argentina. El documento –titulado Concentración de medios y libertad de expresión: normas globales y consecuencias para las Américas– fue difundido pocos días antes de que dicho grupo anunciara la fusión de su compañía de televisión e Internet, Cablevisión, con Telecom, dando nacimiento a un conglomerado que tendrá en sus manos el 42% de la telefonía fija, el 34% de la telefonía móvil, el 56% de las conexiones a Internet por banda ancha, el 35% de la conectividad móvil y el 40% de la televisión paga. Así, nuestro país ratifica la tendencia a contramano de los estándares fijados por los organismos internacionales en materia de derecho a la información. Potenciar conglomerados comunicacionales atenta contra la diversidad y la pluralidad informativa. Esto se verifica en el escenario argentino y, con la megafusión que une de hecho producción de contenidos con telecomunicaciones, la concentración gana otra batalla.