Política

Leña al fuego

¿Cómo se crea un clima represivo? En primer término, designando al frente de las áreas de seguridad a funcionarios como Patricia Bullrich y Eugenio Burzaco, de reconocido palmarés en materia de perseguir manifestaciones populares. Pero no alcanza con esto, ni con el presidente y connotados funcionarios descalificando las masivas protestas que a lo largo del mes de marzo desbordaron calles y plazas en todo el país. Pese al innegable avance de la tecnología digital, la radio y la televisión siguen siendo la fuente principal de información para la sociedad. Y allí se despliega un inmenso aparato de legitimación de la represión y el control social.
Ya no se trata solo de personajes como Baby Etchecopar, quien reconoció haber disfrutado «cada palazo que le dan en el lomo a esos negros de mierda», ni su versión de saco y corbata, Eduardo Feinmann. En los noticieros centrales, con especial énfasis en los del grupo Clarín, se aboga abiertamente en pos del control de las calles «porque así no se puede seguir». Incluso, una cronista de TN fue reprendida al aire por usar el término represión cuando cubría un corte en la Panamericana.
En ese contexto juega también la forzada lectura de analistas políticos cercanos al gobierno acerca de la manifestación oficialista del 1 de abril. El reclamo de mano dura para los piquetes, los comentarios racistas y discriminatorios predominantes, así como el ninguneo de las multitudes que protestaron en las semanas precedentes, suman también a este clima represivo que parece haber llegado para quedarse.
La cronista de TN, Valeria San Pedro, respondió –cuando la retaban por usar la palabra represión– leyendo el significado de la misma establecido por la Real Academia Española. Interesante reacción la de San Pedro, discutir el peso de las palabras con fundamentos, cuando predomina en los medios más poderosos el uso de las palabras para echar más leña al fuego.