País | Política | POLÍTICA EXTERIOR

Líneas de acción

«El secretario general de la OEA, Luis Almagro, quiere influir sobre las elecciones en México atacando a su canciller Marcelo Ebrard. No solo demuestra su incapacidad para generar consensos entre los países miembros sino también una gran irresponsabilidad institucional». El texto corresponde a un tuit del canciller Felipe Solá que precedió a las recientes elecciones estatales y municipales celebradas en ese país y está referido a la abierta intromisión del controvertido funcionario de la organización continental en los asuntos internos mexicanos.
La actitud de Solá suscitó preocupación en la oposición argentina que ya había reaccionado duramente hace algunas semanas ante la decisión oficial de renunciar a la presentación relacionada con Venezuela en la que se ratificaba lo manifestado el 24 de marzo último, cuando se formalizó el retiro del denominado Grupo de Lima, por considerar que no habían servido de nada las acciones que impulsó ese bloque.
La Cancillería argentina fue también cuestionada recientemente por la alianza Juntos por el Cambio y la DAIA debido a su voto en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU a favor de la creación de una comisión que investigue presuntas violaciones a los derechos humanos en el conflicto entre Israel y Palestina, algo que fue considerado inadmisible por la Cancillería israelí, que decidió convocar al embajador argentino Sergio Uribarri. La explicación oficial ratificó la postura adoptada con un contundente comunicado que dice en uno de sus párrafos: «Más allá de disentir con algunas apreciaciones de las autoridades israelíes, la Argentina espera que pueda interpretarse el verdadero sentido de la acción de las Naciones Unidas en la materia, así como la necesidad de investigar en el Territorio Palestino Ocupado, incluida Jerusalén Oriental, y en Israel, todas las presuntas violaciones del derecho internacional humanitario y todas las presuntas violaciones y abusos del derecho internacional de los derechos humanos, por todos los actores, de conformidad con las normas del derecho internacional».

Canciller. Felipe Solá criticó a Almagro. (NA)