Política | LIBRO DE ULISES GORINI

Los caminos de Hebe

Un trabajo que indaga en la vida de uno de los personajes más importantes de la historia reciente fue presentado, a sala llena, en el gran evento de la industria editorial.

Palabras, música y dibujo. Heredia, Gorini, Veiras, Rep: un acto emotivo en el que Bonafini fue protagonista pese a no estar presente.

HORACIO PAONE

Ante un auditorio colmado, el escritor, historiador y periodista Ulises Gorini, director de Acción, presentó en la Feria del Libro Los caminos de la vida, una biografía de la presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini.
Aunque estuvo ausente por problemas de salud, Hebe fue, qué duda cabe, la protagonista del evento que convocó a más de 500 asistentes. «Tampoco pudo estar esta tarde en la plaza», informó la directora de Página/12, Nora Veiras, antes de dar comienzo a la presentación, en la que también estuvieron Víctor Heredia y el humorista y artista plástico Miguel Repiso, Rep.
«Conocí a Hebe cuando trabajaba con Enrique Vázquez, en Radio Splendid, a principios de los 2000», señaló la periodista en la apertura, recordando que entonces la presidenta de las Madres le llevó un ramito de flores de su jardín, revelándole así una ternura en la que antes Veiras, acostumbrada a su actitud irreverente y a su inquebrantable vocación de justicia, no había reparado.
Heredia, por su parte, definió a Hebe como una persona especial y, coincidiendo con Veiras, subrayó su carácter fuerte y su frontalidad –«no tiene pelos en la lengua, como decía mi mamá»– aunque por dentro, enfatizó, «es un dulce de leche». Según recordó el cantautor, entró a la ESMA de su mano, y la descubrió dispuesta a darle a ese lugar «luz, germinación y vida. Por eso, cada vez que me convoca, yo estoy».
«Hebe fue una especie de superyó», precisó a su turno el ilustrador Miguel Rep, aludiendo al papel que desempeñó la presidenta de la Madres ante su decisión de hacer humor con los desaparecidos. «Creo que me perdona todo porque soy humorista», continuó, sin dejar de dibujar en tiempo real a las Madres y a la protagonista de la noche con una leyenda al pie: «Nacida para molestar».
Luego de la introducción de los integrantes del panel y después de declararse conmovido por la ausencia de Hebe y por su delicado estado de salud, llegó el turno del autor de Los caminos de la vida, quien en principio agradeció al Grupo Octubre, que tuvo una doble valentía en publicarlo: «Primero, porque es un libro costoso, una verdadera aventura editorial. Y segundo porque es la biografía de un personaje que parte aguas, que nació polémicamente y no en un sentido banal». El autor destacó la actitud de Hebe de emerger en los momentos más dramáticos de la historia argentina, acusando a la dictadura y al sistema que la rodeaba. En este sentido, Gorini compartió algunas anécdotas que la pintan de cuerpo entero, como el hallazgo para la elaboración del libro de la declaración de un agente de inteligencia que la describía: «No es tan grande como parece. Son su actitud y su entrega las que la hacen sobresalir».
Asimismo, Gorini destacó la selección de fotografías publicadas, muchas de las cuales pudieron verse en las pantallas instaladas en la sala José Hernández de la Feria: desde la que ilustra la portada de la edición, en la que la presidenta de las Madres aparece «imponente» con su pañuelo blanco y su puño cerrado, hasta la que la retrata arrodillada frente al altar de una iglesia, con una mantilla negra.
«Esa foto permite observar qué pasó con esa mujer a partir de la desaparición de sus hijos», señaló el autor en relación con la imagen. «Empezó a ocurrir casi 50 años después de haber nacido», aseveró, en referencia a la transformación de Kika –tal como se la conocía hasta sus 48 años– en Hebe de Bonafini, tal como la conocemos hoy. «Avasallante, provocadora, arbitraria», expresó Gorini, antes de citar algunas de las tantas definiciones que la propia Hebe hizo de las Madres, como aquella que le formuló a Bono, el líder del grupo musical U2: «Fuimos paridas por nuestros hijos».
Durante la presentación, que concluyó con Víctor Heredia interpretando Todavía cantamos y el auditorio aclamando a las Madres, el escritor recordó especialmente una fecha: el 30 de abril de 1977, cuando se realizó la primera ronda a la Plaza de Mayo, solicitando que sea ese y no otro el Día de la Memoria, exactamente cuando nació la resistencia de la que Hebe de Bonafini, «una matrona plebeya y rebelde», es excluyente protagonista. 


Victoria Aranda