Política

Mecanismos opacos

El consorcio internacional de periodistas que investiga la información surgida en el marco de los denominados Panama Papers divulgó más vinculaciones de familiares directos del presidente de la Nación con firmas radicadas en guaridas fiscales.

Panamá. Los datos provienen de documentos y mails del estudio Mossack Fonseca. (Arangua/AFP/Dachary)

De acuerdo con la reciente revelación del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, Gianfranco y Mariano Macri, hermanos del presidente, eran dueños de la sociedad offshore BF Corporation y exteriorizaron más de 63,5 millones de pesos en el blanqueo de capitales que impulsó el presidente desde la Casa Rosada. Según informaron desde SOCMA, la totalidad de esos fondos pertenecían a Gianfranco. La revelación se dio luego de que las autoridades antilavado alemanas pusieran el foco en una cuenta abierta en el banco UBS. En total, Gianfranco Macri legalizó 622 millones de pesos en el sinceramiento fiscal y aún no trascendió de dónde provino el resto del dinero.
El nuevo dato se conoce cuando el presidente busca revertir la caída de su imagen en las encuestas, tras la aguda crisis cambiaria, y se enmarca en la investigación internacional de los Panama Papers que más de un dolor de cabeza le provocó al primer mandatario desde 2016, cuando se difundieron los documentos del estudio Mossack Fonseca.
Es que Mauricio Macri ya fue denunciado por lavado de dinero, por un monto aproximado de 9,3 millones de dólares, cuando se destaparon los Panama Papers. El diputado nacional Darío Martínez (FpV) lo acusó de utilizar «una red de sociedades pertenecientes al Grupo Macri, creadas en nuestro país, en la República Federativa de Brasil y en la “guarida fiscal” de Bahamas» para triangular dinero «oscuro». En aquel entonces salieron a la luz las firmas Fleg Trading LTDA, creada en Bahamas en marzo de 1998 y cuyos directores eran Franco Macri, Mauricio Macri y Mariano Macri; y Kagemusha S.A, a la que también se vinculó con la familia presidencial. En mayo de este año, la Justicia federal finalmente se desentendió de la investigación, que pasó al fuero penal económico. Con aquella decisión judicial, el presidente consideró que podía dar el pleito por concluido. Pero la nueva filtración lo anotició de que eso no será tan sencillo.
Es que según reveló el consorcio de periodistas –que por Argentina integran representantes de Perfil, La Nación e Infobae–, además de los detalles del blanqueo de Gianfranco, se encontraron intercambios de correo electrónico entre las oficinas de Mossack Fonseca en Panamá y Uruguay en los que se discute un plan para falsear la fecha de una serie de documentos con el fin de ocultar que no tenían registrados a los accionistas de Fleg Trading. 

Señalados
Según la versión oficial, Mauricio Macri solo fue director de la offshore y se desvinculó de las operaciones a los pocos meses de su creación. La firma, siguiendo el relato, era controlada por su padre, Franco. «Como siempre he sostenido, el presidente Macri ha faltado a la verdad en todas las explicaciones que dio sobre su participación en las sociedades offshore. Y el juez Casanello se apresuró al cerrar la investigación sobre mi denuncia por Fleg Trading y Kagemusha, porque había demasiada información que profundizar todavía», sostuvo Martínez tras conocerse la nueva filtración.
El manejo de este tipo de firmas se convirtió en un verdadero problema para el gobierno. Y promete reactivarse con el año electoral asomando en el horizonte político. Varios miembros del Gabinete están señalados por administrar dinero a través de ese mecanismo «opaco». Uno de los más comprometidos es el flamante presidente del Banco Central y exministro de Finanzas, Luis Caputo, a quien se acusó de ocultar cuando asumió como funcionario que fue accionista de sociedades offshore creadas para administrar cientos de millones de dólares en paraísos fiscales.