Política | RELEVOS EN LAS FUERZAS ARMADAS

Movidas castrenses

Tiempo de lectura: ...
Franco Mizrahi

El presidente designó nuevas autoridades militares con una clara orientación geopolítica: todos los designados tienen antecedentes de fuerte alineación con Estados Unidos.

Neuquén. Formación en una sede del Ejército en la provincia patagónica.

Foto: Télam

El presidente Javier Milei decidió cambiar la cúpula de las Fuerzas Armadas (FF.AA.) y el descabezamiento, que es habitual cuando un presidente asume el cargo provocó una gran polémica porque en el Ejército se realizó una de las purgas más grandes desde el retorno de la democracia. Además, el perfil de los designados muestra una coincidencia: todos tienen antecedentes de vinculación con Estados Unidos (EE.UU.) y sus aliados.
El libertario pasó a retiro a una veintena de generales que se oponían a la intervención de las FF.AA. en materia de seguridad interior y nombró a Carlos Alberto Presti, hijo de un genocida de la última dictadura cívico-militar, al frente de esa fuerza. Los nuevos jefes del Estado Mayor Conjunto y los de las tres armas tienen un común denominador: su alineamiento con los Estados Unidos. El recambio, que contó con el visto bueno del jefe de gabinete, Nicolás Posse, y la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, tiene un claro mensaje geopolítico. Para intentar calmar el malestar causado por la purga, esta semana trascendió que no todos los que deben pasar a retiro queden sin trabajo. Algunos serían asignados a distintas áreas de Defensa.
La primera sorpresa de las designaciones que hicieron Milei y el ministro de Defensa, Luis Petri, fue ubicar a un hombre de la Fuerza Aérea como jefe del Estado Mayor Conjunto: el brigadier general Xavier Julián Isaac. Es decir, no se entregó ese espacio a la fuerza más grande, que es el Ejército.
Isaac tiene formación en los EE.UU., donde realizó el Curso de Comando y Estado Mayor de la Fuerza Aérea Norteamericana, el Air Command and Staff College, y durante el macrismo fue designado para cumplir funciones en la embajada argentina en ese país. Ejerció como Agregado Aeronáutico en la sede diplomática. No obstante, el salto más grande hasta ahora lo había dado en febrero de 2020, durante el gobierno de Alberto Fernández, cuando fue nombrado jefe de Estado Mayor General de la Fuerza Aérea.

Los aviones en cuestión
Isaac está muy bien considerado por EE.UU., país que le otorgó dos condecoraciones. El dato adquiere especial relevancia porque durante su gestión se espera que se defina una compra millonaria de aviones de combate. La disputa es entre la adquisición de los aviones de caza chinos Chengdu JF-17 y los F16 de combate estadounidenses, los Fighting Falcon. Este negocio, que implica un desembolso de cientos de millones de dólares y es mirado con mucha atención por Estados Unidos, es considerado en el ámbito castrense como un botón de muestra del giro que podría tomar la nueva gestión en materia geopolítica. Fuentes vinculadas al área de Defensa afirman que Isaac no estaba en contra de adquirir los caza chinos, pero hoy no vería con malos ojos ir por los estadounidenses.
Como jefe de la Armada, Milei nombró al contraalmirante Carlos María Allievi, otro uniformado con vinculaciones con EE.UU. Durante el gobierno de Mauricio Macri, Allievi también se desempeñó como Agregado Naval y Agregado Alterno de Defensa en la Embajada Argentina en EE.UU. Además, fue asesor militar de la Misión Permanente de la Argentina ante la OEA, en Washington.
En una línea similar se ubica el nombramiento del brigadier mayor Fernando Luis Mengo como jefe de la Fuerza Aérea. Mengo está en la línea de Isaac aunque por sus contactos, en el área de Defensa señalan que tiene «juego propio». A diferencia del nuevo jefe del estado Mayor Conjunto y de Allievi, Mengo está relacionado sobre todo con el Reino Unido. El 14 de julio de 2016, es decir, también durante la gestión de Macri, se lo nombró Agregado de Defensa, Militar, Naval y Aeronáutico a la Embajada Argentina en el Reino Unido. Allí supo tejer contactos diversos. Por ejemplo, una fotografía lo muestra sonriente con una copa con quien fuera el embajador británico en la Argentina entre 2016 y 2021, Mark Kent. Mengo también tuvo formación en EE.UU. en la década del 90 y fue instructor en el Ejército de España.

Purga en el Ejército
El caso del general de Brigada Carlos Alberto Presti fue el que generó mayor controversia. Para designarlo como jefe del Ejército, Milei y Petri desplazaron a una veintena de generales, en la que fue una de las purgas castrenses más grandes desde el retorno de la democracia. Entre los desplazados había al menos cinco uniformados que aspiraban a comandar el Ejército. «Este tipo de maniobras provocan tensiones internas», indicaron fuentes relacionadas al área de Defensa. Los desplazados, añadieron desde ese sector, eran militares comprometidos con la no intervención de las FF.AA. en la Seguridad Interior.

Petri. El ministro llega a una reunión con la cúpula de la Armada en diciembre del año pasado.

Foto: Télam

Esto motivó que se preguntaran en el ámbito castrense si quienes llegan a los nuevos puestos de mando serán más permeables a habilitar la participación de las tres armas en cuestiones de Seguridad Interior, como es la voluntad de Patricia Bullrich, con fuerte ascendencia sobre Petri, su compañero de fórmula en las últimas presidenciales. Bullrich ya adelantó que pretende que las FF.AA. participen en cuestiones internas, algo que tienen vedado por ley, como la narcocriminalidad.
Presti es hijo del genocida Roque Carlos Alberto Presti, quien entre octubre de 1975 y octubre de 1977 estuvo al frente de la represión en La Plata, que fue una de las áreas proporcionalmente con más cantidad de crímenes cometidos durante el terrorismo de Estado. Presti (p) falleció en 1993 y no fue juzgado gracias a las «leyes del perdón». Se lo acusa por secuestros, desapariciones y torturas a 44 víctimas. A su vez, es hermano del abogado Daniel Presti, quien fuera Auditor General de la Ciudad, expresidente del bloque del PRO de la Legislatura de la Ciudad y secretario del juzgado que en su momento comandó Guillermo Montenegro en Comodoro Py. De acuerdo al entorno de Daniel Presti, no habla con su hermano desde hace 20 años.
Presti también fue nombrado como agregado en una embajada argentina durante el macrismo. En su caso fue Agregado de Defensa, Militar, Naval y Aeronáutico en la sede diplomática ubicada en Guatemala con extensión sobre El Salvador, Honduras y Nicaragua, una zona donde el Gobierno de los EE.UU. siempre posa su mirada.
A estos cambios se suman dos movimientos complementarios. Por un lado, el nombramiento de Claudio Pasqualini el 8 de enero como Secretario de Estrategia y Asuntos Militares del Ministerio de Defensa. Se trata del exjefe del Ejército durante el macrismo, quien es yerno de un represor condenado a prisión perpetua y un cruzado de la tesis de «la memoria completa», que impulsa la vicepresidenta Victoria Villarruel. Por otro, la designación de militares retirados en áreas estratégicas de Inteligencia. Se mencionan al menos 5 militares para secundar a Silvestre Sívori en la AFI y también a un mayor retirado y a un coronel retirado para la Dirección Nacional de Inteligencia Estratégica Militar (DNIEM) y la Escuela Nacional de Inteligencia (ENI), respectivamente.

Dejar un comentario

Tenés que estar identificado para dejar un comentario.