Política

Paso a paso

Con las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias de Salta, Mendoza, Santa Fe y la Ciudad de Buenos Aires comenzó la ronda de comicios que serán la antesala de la competencia nacional.

 

Al cuarto oscuro. En 11 provincias los ciudadanos votan en fechas distintas a la establecida por el Gobierno nacional. (Bibiana Fulchieri)

El reciente anuncio del Gobierno de Córdoba, que estableció el 5 de julio para la elección de gobernador y legisladores locales, llevó a 11 la cantidad de provincias que fijaron para sus comicios fechas diferenciadas del calendario electoral nacional. Completan la lista Tucumán, La Rioja, Mendoza, Santa Fe, Salta, Neuquén, Río Negro, la Ciudad de Buenos Aires, Corrientes y Chaco. De este modo, a partir de abril se sucederán contiendas electorales, tanto primarias como generales, que establecerán para la campaña nacional climas, anticipos y tendencias. Además, cada presidenciable buscará sumar buenas noticias, apoyando a sus referentes locales, para fortalecerse antes de las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) nacionales que se llevarán a cabo el 9 de agosto.
Prueba de ello es lo que ocurrió en Salta, escenario de las primeras primarias provinciales del año. Allí peregrinaron la semana previa al día de votación los precandidatos presidenciales a apoyar a sus aliados. Las PASO salteñas, tal como están planteadas este año, parecen más una gran encuesta que una real interna. Es que participan 7 fórmulas que representan a 7 partidos o frentes, es decir, solo se determinará quién supera el mínimo exigido por la ley (1,5%) a efectos de quedar habilitado para participar de la elección general que se realizará el 7 de mayo. El actual gobernador, Juan Manuel Urtubey, aspira a un nuevo mandato representando al Frente Justicialista. Recibió entre elogios mutuos tanto al ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, como al gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli, los dos principales aspirantes a la máxima candidatura nacional por el Frente para la Victoria (FPV), pero cuando le consultaron a quién prefería en la interna nacional eludió la respuesta. Urtubey enfrenta al ex gobernador Juan Carlos Romero, a quien acompaña el empresario sojero Alfredo Olmedo como candidato a vicegobernador. En un alarde de creatividad bautizaron su alianza como Frente Romero + Olmedo y cuentan con el apoyo del líder del Frente Renovador, Sergio Massa, quien también visitó la provincia. Romero gobernó Salta entre 1995 y 2007 y fue compañero de fórmula del ex presidente Carlos Menem en 2003. Olmedo, quien fue diputado nacional por el macrismo, alcanzó cierta fama a partir de su participación en programas televisivos promoviendo el servicio militar obligatorio y rechazando el matrimonio igualitario. En 2011 intentó alcanzar la gobernación y estuvo imputado por las precarias condiciones laborales de trabajadores de una finca de su propiedad.
Aunque formalmente no apoya a ninguno de los candidatos a gobernador, el Pro impulsa para la intendencia de Salta al conservador Guillermo Durand Cornejo. Sin embargo, cuando Mauricio Macri viajó a la capital norteña durante la campaña no pudo ocultar su simpatía por el ex ladero de Menem. El jefe de Gobierno dijo: «No tengo candidatos a gobernador aquí, pero respeto mucho la gestión que ha hecho Juan Carlos Romero en su momento». Por otra parte, en Salta tercia con posibilidades el Partido Obrero, que en las legislativas de 2013 superó el 19% de los votos. Claudio del Plá es su candidato a gobernador, acompañado por Gabriela Cerrano.

 

Apoyos cruzados
También en abril llevarán a cabo sus primarias las provincias de Santa Fe y Mendoza. En la primera, compiten el Frente Progresista Cívico y Social (FPCyS), el PRO, el PJ, el Frente Social y Popular (FSyP) y el Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT).
La alianza entre socialistas y radicales afronta una elección particular ya que la decisión de la Convención Nacional de la UCR de confluir con el macrismo puso en tensión a los socios santafesinos. Por un lado, va por la candidatura a gobernador el socialista Miguel Lifschitz, senador provincial y ex intendente de Rosario, y por el otro, el dirigente radical Mario Barletta, actual diputado nacional y ex intendente de Santa Fe. Lifschitz tiene el respaldo del gobernador Antonio Bonfatti, quien encabeza la lista de diputados, mientras que Barletta ostenta el acompañamiento de la Coalición Cívica. Pero esta interna tiene una curiosidad: si bien formalmente la puja es entre el Partido Socialista y la UCR, los miembros principales del frente, el candidato socialista es impulsado por parte del radicalismo, referenciado en el actual vicegobernador, Jorge Henn. Y también el candidato radical tiene en sus filas a un sector del socialismo, en cabeza de Rubén Giustiniani, quien compite por una banca de diputado.
El principal desafiante del oficialismo local es el candidato del Pro, el diputado Miguel del Sel, que ya estuvo cerca de vencerlo hace 4 años. En esta oportunidad, además, el macrismo cuenta con el apoyo del senador y ex gobernador Carlos Reutemann que puede sumar votos a la postulación del ex integrante del trío Midachi.
Por su parte, el justicialismo unificó criterios y presenta una sola fórmula, encabezada por el diputado nacional y ex intendente de Rafaela, Omar Perotti, junto con el secretario de Transporte, Alejandro Ramos. El acuerdo surgió como alternativa luego de que María Eugenia Bielsa, quien aparecía como la candidata más potente del espacio, rechazara competir por la gobernación. El Frente Renovador, en tanto, tiene dos postulantes a la gobernación en las PASO santafesinas. Se enfrentan el diputado Oscar Martínez, creador de una fuerza local ahora aliada al massismo, y el ex titular de Federación Agraria Argentina y fundador de la Mesa de Enlace, Eduardo Buzzi.
Finalmente, además de la izquierda que suma dos listas a través del Frente Social y Popular (FSyP), que lleva como candidato a diputado provincial al periodista Carlos del Frade, y del Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT), en Santa Fe se presenta el Frente de la Cultura, Educación y Trabajo, espacio referenciado en el dirigente sindical Hugo Moyano. La fórmula apela al sentimiento deportivo de la provincia: el recordado volante de Rosario Central, Omar Palma, va por la gobernación, acompañado en la fórmula por Silvia Monzón, hermana del fallecido campeón mundial de boxeo Carlos Monzón.

Color local. Scioli con Urtubey y el
intendente de Salta, Miguel Isa. (Télam)

En Mendoza, en tanto, la compulsa incluye 8 fuerzas de las cuales únicamente el peronismo presenta más de una fórmula de precandidatos a gobernador y vice. El radicalismo, luego de un arduo proceso de discusión, logró cerrar filas detrás de la postulación del intendente de Godoy Cruz, Alfredo Cornejo, secundado por la senadora nacional Laura Montero, que representa la corriente liderada por el ex vicepresidente de la Nación Julio Cobos. Aquí, a diferencia de Santa Fe, el acuerdo nacional del partido fundado por Leandro Alem con el macrismo fue recibido con beneplácito. La UCR mendocina ya había sumado como aliado al espacio de Mauricio Macri, y fue más allá con la alianza denominada Frente Cambia Mendoza, que incluye también al massismo. Además, el radicalismo llega entonado a las PASO tras el rotundo triunfo obtenido en las primarias de la ciudad capital que se llevaron a cabo en febrero.
El Frente para la Victoria, en cambio, le da sentido a las PASO mendocinas ya que presenta tres fórmulas en disputa para llegar a las elecciones del 21 de junio. Por el núcleo duro del PJ mendocino, encabeza el binomio el senador Adolfo Bermejo junto con Diego Martínez Palau, ministro de Transporte. En tanto la fórmula del diputado Guillermo Carmona y la dirigente de Nuevo Encuentro Alejandra Naman, representa a parte del PJ pero también a los sectores no justicialistas que se sumaron al kirchnerismo. Mientras que con el apoyo de sectores sindicales se presenta el ex ministro de Salud de Mendoza, Matías Roby, y Ariel Pringles. El actual gobernador Francisco Pérez, sin posibilidad de postularse a un nuevo mandato ya que en Mendoza no se permite la reelección, será candidato a diputado nacional.
Los partidos de izquierda, por su parte, van divididos a las PASO cuyanas, tierra donde tuvieron un gran desempeño 2 años atrás. Por un lado, el Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT) postula a la senadora provincial Noelia Barbeito y Héctor Fresina, quien es diputado provincial, mientras que el Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST) impulsa la fórmula Marcia Marianetti-Dante Scania. El FIT apuesta a consolidar el impulso logrado por el diputado nacional Nicolás del Caño, quien como precandidato a intendente de la capital provincial obtuvo en las PASO locales, realizadas en febrero, el 15% de los votos.

 

Al pie del Obelisco
El último domingo del mes se realizarán las PASO en la Ciudad de Buenos Aires. En esta jurisdicción el macrismo, al frente del gobierno desde 2007, tiene dos candidatos: el jefe de Gabinete Horacio Rodríguez Larreta enfrenta a la senadora Gabriela Michetti. El macrismo, que suele presentarse como la nueva política, dirimirá, por primera vez en su historia, una candidatura con participación de sus militantes. Hasta el momento, cada paso que dio el Pro dependió de la decisión de su líder, Mauricio Macri, o de los criterios impuestos por el gurú político Jaime Durán Barba. No hubo en el macrismo elecciones internas, congresos partidarios, convenciones ni debates públicos. Y la campaña porteña muestra, hasta el momento, bastante de aquello que los amarillos critican en los demás. Por caso, la virulencia verbal alcanzada en la puja Michetti-Rodríguez Larreta, que incluyó acusaciones de uso de fondos públicos en la campaña, no sintoniza con la estética festiva y el culto a la globología del Pro. Luego de que Macri hiciera público su apoyo al funcionario que lo acompaña en el gobierno desde hace casi 8 años, Michetti fue dura con su contendiente, consciente de que su postulación desafía la voluntad del líder y, por lo tanto, debe enfrentar la estructura partidaria en el único distrito donde el Pro cuenta con ella.
El kirchnerismo, por su parte, desarrolla una interna amplia, con múltiples candidaturas a jefe de Gobierno –Mariano Recalde, Carlos Heller, Aníbal Ibarra, Gabriela Cerutti y Gustavo López, entre otras– y 2 listas de legisladores. Según el diputado nacional y dirigente cooperativista, «tenemos que trabajar para que el Frente para la Victoria obtenga el mejor resultado posible y que se instale claramente como la fuerza que va a competir con el macrismo por quién gobierna la ciudad». Para Heller, en la elección porteña está en juego «la confrontación entre 2 modelos, no es un tema de candidaturas ni de personas. Es poner en contradicción claramente los dos proyectos de país reflejados en esta contienda».
Disuelto UNEN, uno de sus desprendimientos en la Ciudad es el frente Energía Ciudadana Organizada (ECO), que postula para jefe de Gobierno a los ex ministros de Economía y Salud Martín Lousteau y Graciela Ocaña, respectivamente, y al radical Andrés Borthagaray. Gustavo Vera y Leonardo Fabre disputan la candidatura de la alianza Bien Común, mientras que Humberto Tumini encabeza la lista de Surgen, también resultado del desgajamiento de UNEN.
Otro frente, Camino Popular, lleva al frente de su lista al diputado Claudio Lozano; la abogada Myriam Bregman va por el Frente de Izquierda y de los Trabajadores, mientras que el actor Héctor Bidonde es precandidato por el MST Nueva Izquierda. Otro actor, Ivo Cutzarida, representa, con su prédica manodurista, al espacio Es posible, liderado a nivel nacional por los hermanos Alberto y Adolfo Rodríguez Saá.

Jorge Vilas