Señales

50

son las pequeñas y medianas empresas marroquineras que cerraron en los últimos dos años por el aumento de las importaciones y la caída de las ventas internas. Según la Cámara Industrial de Manufacturas de Cuero y Afines (CIMA), en 2017 se importaron 53.486.052 productos de marroquinería en tela, plástico y cuero, un 43,5% por encima de los 37.272.866 de 2016. En dólares, significó un aumento interanual de 14%, mientras las ventas en el mostrador se retrajeron entre un 15% y un 20%.
Los sectores sensibles de la economía, que el gobierno pretende que se reconviertan a actividades más rentables, sufren por la competencia desleal desde el exterior y un fuerte deterioro del mercado interno. Los más afectados son la industria marroquinera, textil y calzado.
Muchas de las pymes se volcaron a la importación y aparecieron intermediarios entre las compras externas y la venta al público. Desde diciembre de 2015, cerraron 50 pymes del sector, principalmente del eslabón de monturas de cuero, billeteras y cinturones, y se perdieron 2.000 puestos de trabajo. El número de importadores se duplicó al pasar de 400 en diciembre de 2015 a 800 al cierre del año.