Señales

Cobertura difícil

Una masiva campaña en medios de comunicación y redes sociales emprendida por los allegados del escritor Ricardo Piglia finalmente logró su cometido. El autor de Respiración artificial sufre de Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), una dolencia degenerativa e incapacitante para la que aún no hay cura definitiva.

Los allegados del laureado novelista aseguraron, sin embargo, que existe un medicamento proveniente del exterior que logró una mejoría muy alentadora en el estado de Piglia, al punto que tras su aplicación recuperó tonicidad muscular y logró volver a trabajar en un nuevo tomo de sus memorias. El problema surgió cuando pretendió que la empresa de medicina prepaga –de la que es socio desde hace 30 años, afirman– se hiciera cargo de abonar ese tratamiento. La firma se negó a cumplir, arguyendo que el medicamento solicitado por Piglia, de 74 años, se hallaba aún en sus primeras fases experimentales y que por esto su importación era imposible. Al no conseguir la entrega del remedio tras varias gestiones personales, el escritor recurrió a la justicia, que emitió un dictamen exigiendo a la empresa Medicus hacerse cargo del costo del tratamiento. Hizo falta la difusión del caso en las redes sociales y una fuerte campaña solidaria al mismo tiempo en medios de la Argentina y el mundo para que una petición online firmada en pocas horas por casi 100.000 personas consiguiera lo que no habían podido ni los reclamos personales ni la decisión judicial. Así fue que finalmente la prestadora accedió a cumplir con el tratamiento.