Señales

A juicio

Demora. Tras siete años comienza el proceso. (Télam)

El 5 de mayo, luego de siete años, comenzará en un Tribunal de La Plata el juicio por crímenes de lesa humanidad cometidos en los centros clandestinos conocidos como Pozo de Banfield y Pozo de Quilmes, que funcionaron bajo la órbita de Ramón Camps. Los tres jueces que estarán a cargo del proceso son Walter Venditti, Eduardo Farah y Carlos Rodríguez Eggers, quienes solicitaron participar por «videoconferencia».  Durante la audiencia preliminar del 6 de diciembre, la abogada Guadalupe Godoy protestó por el pedido de los magistrados. «Cada vez da más la sensación de que el cuerpo lo ponen solo los testigos. No vienen los imputados. Nos da una sensación de mucha impotencia porque los juicios son mucho más que condenas», dijo Godoy. El Pozo de Banfield  fue uno de los centros clandestinos de detención más grandes de la provincia de Buenos Aires, comenzó a funcionar antes del golpe cívico-militar, operó como maternidad clandestina y como base del Plan Cóndor. Por su parte, la Brigada de Investigaciones de Quilmes funcionó como centro clandestino entre 1975 y 1979. Entre los represores acusados están Miguel Osvaldo Etchecolatz, el médico Jorge Bergés, el exministro de Gobierno Jaime Lamont Smart, y el exjuez Juan María Torino.