Señales

Marcha por Fuentealba

Con una multitudinaria bicicleteada, docentes neuquinos recordaron el 4 de abril el asesinato del maestro Carlos Fuentealba, mientras esperan que la Corte Suprema de Justicia de la Nación no deje caer la causa que involucra a los responsables políticos del crimen. El recordatorio coincide con reclamos de apertura de paritarias y el rechazo a los techos salariales en varios distritos del país. La bicicleteada recorrió los 40 kilómetros que van de Arroyito, donde cayó Fuentealba, hasta la  Casa de Gobierno neuquina, donde se unieron a una manifestación que exigió «juicio y castigo para (Jorge) Sobisch», el gobernador en el momento del hecho. Fuentealba participaba de una protesta del sindicato ATEN reprimida con gases y balas de goma. El maestro iba en el asiento trasero de un Fiat 147 rumbo a Senillosa cuando el cabo primero José Darío Poblete  disparó a corta distancia con una pistola lanzagases. El proyectil impactó en la cabeza de Fuentealba, que murió al otro día en un hospital zonal. Poblete fue condenado a prisión perpetua por homicidio calificado, pero sus superiores quedaron todos absueltos.   


Emblema. Las luchas docentes continúan. (Télam)