Señales

No a las trampas

La Secretaría de Comercio emitió una resolución destinada a evitar que las empresas de consumo masivo utilicen mecanismos para eludir sus obligaciones en los acuerdos de precios máximos. La cartera que conduce Augusto Costa detectó que algunos fabricantes relanzan productos, con mínimos cambios en el packaging –imperceptibles a simple vista– para confundir al comprador con uno que no integra la lista de Precios Cuidados. Antes de los lanzamientos, las marcas de mayor peso tendrán que tener el visto bueno oficial para que los consumidores mantengan poder de decisión.
La resolución 420 define los rótulos y las etiquetas de productos de los rubros alimentos, bebidas, alimentos bebibles, perfumería, aseo, cuidado personal y limpieza doméstica que deberán someterse de forma obligatoria a la fiscalización ante la Dirección de Lealtad Comercial. La medida se va a enfocar sobre las grandes marcas, con una cuota importante de mercado, no sobre las pymes. En el caso de productos que reemplacen a otros, el 20% de la etiqueta deberá destinarse a aclarar las diferencias con respecto al anterior. Además, se prohíbe la utilización de etiquetas que contengan o sugieran ofertas, promociones o descuentos cuyo cumplimiento en la góndola el fabricante no pueda garantizar.