Señales

Represión

Línea H. Policía Metropolitana en las vías. (Prensa Trabajadores del Subte)

El 22 de mayo, al cierre de esta edición, mientras los trabajadores de la red de subterráneos realizaban un paro en las líneas E y H, el gobierno de la Ciudad dispuso que personal jerárquico intentara poner en marcha unidades, lo que motivó que los huelguistas ocuparan las vías. La Policía Metropolitana acudió al lugar y se produjeron golpes, empujones y hasta balazos de goma sobre los operarios. Tras la detención de un grupo de huelguistas, entre ellos, Néstor Segovia, uno de los líderes de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro («metrodelegados»), se paralizaron las seis líneas del transporte porteño. Las medidas de fuerza se llevaban a cabo en rechazo del acuerdo paritario salarial de 15% suscripto por la concesionaria Metrovías con la UTA y, además, contra las más de 100 suspensiones a los trabajadores dispuestas por la empresa desde fines de abril.