Señales

Rogelio

Pérdida. García Lupo, maestro de periodistas. (Télam)

 

Hoy, los medios masivos, particularmente la televisión, difunden la imagen de un periodista como un opinador  de todo. Generalmente superficial y banal. Pajarito García Lupo encarnó lo contrario, desde sus comienzos, en el inicio de la década del 50, hasta hace poco, cuando la enfermedad se lo impidió. Escribió en los grandes medios y en las revistas más diversas –en alguna ocasión colaboró con Acción–, cuyos lectores pudieron conocer  la agudeza de su pluma y la profundidad de su pensamiento.  Junto con Rodolfo Walsh fundó Prensa Latina, la agencia de noticias de la Cuba revolucionaria. Y Gabriel García Márquez  le otorgó el premio mayor de su Fundación Nuevo Periodismo. «Durante toda mi vida he tenido prontuario y, ahora, por un acto de magia, he pasado a tener trayectoria», dijo entonces.
Sus memorias quedarán inconclusas, otra inconmensurable pérdida.