Señales

Sin cura

Seis agentes de la policía de Neuquén atacaron a un paciente psiquiátrico luego de que este se acercara por voluntad propia al servicio de Salud Mental del Hospital Castro Rendón para requerir asistencia de urgencia. El joven, que se encontraba en medio de una crisis nerviosa, fue reiteradamente golpeado, torturado y humillado por los efectivos en un pasillo de la guardia del nosocomio, ante la mirada de profesionales y otros pacientes. Para los médicos del sector «no hay justificativo para el uso de la fuerza que detentan. Ante una persona que requería y buscaba ayuda, actuaron en forma arbitraria, violenta, humillante y avasallante», afirmaron. Los profesionales le pidieron a la dirección del hospital y a la policía provincial garantías para que el hecho no se repita.