Sociedad

En la mesa de saldos

Dentro de las múltiples consecuencias de la pandemia se contó un crecimiento del 40% en el número de compras y fusiones de empresas en 2021, respecto de 2019. Incluso los organismos encargados de investigar estas compras advirtieron que no están en condiciones de revisar tal número de fusiones, algo que va contra las promesas de la administración de Joe Biden de regular a las grandes compañías y reducir la concentración. Algunas de las compras son más visibles y generan revuelo, como ocurrió con la compra de Activision por parte de Microsoft por 69.000 millones de dólares o Amazon que se quedó con el titán de Hollywood, MGM, por 8.500 millones de dólares.
La legislación establece que todas las compras superiores a los 92 millones de dólares deben ser declaradas a la Federal Trade Comission (FTC). Según su registro, entre 2010 y 2019 las cinco grandes compraron 616 empresas por debajo de ese monto, pero por más de un millón. En tiempos de crisis, con las empresas a precios de saldo, las oportunidades se multiplican para quienes cuentan con dinero en mano.
Las principales razones para adquirir otras empresas es sumar proyectos interesantes, sobre todo en áreas en expansión como inteligencia artificial, pero también disminuir potencial competencia y captar a los mejores profesionales para sumarlos a los equipos propios. Por su parte, para las pequeñas empresas, es una oportunidad de escalar gracias a los recursos económicos y tecnológicos de las grandes, además de poder dejar de buscar los fondos necesarios para crecer o, incluso, sobrevivir.