País | Sociedad | PROYECTO DE LEY

La gran promesa

A principios de julio, la FACCYR presentó un proyecto de ley de gestión de envases con inclusión social. «Es una ley que compromete a la industria a pagar una tasa por el material que produce y saca al comercio. Con esa tasa, cada municipio, localidad o distrito tiene que presentar un proyecto de reciclado con inclusión social y sumar a los compañeros y compañeras –explica Leo Larraburu–. Esto es para que haya de dónde sacar el subsidio que se necesita. Que no nos den la excusa de decir “falta presupuesto”. Que entiendan que estamos luchando por un porvenir». Mejorar el sistema con que se gestionan los residuos es una preocupación muy importante. Larraburu dice que los cartoneros prestan un servicio a la sociedad, «pero no somos reconocidos –expresa–. Queremos garantizar un sistema con recolección, un puerta a puerta, con uniformes de trabajo, logística. Que los vecinos tengan un grupo de WhatsApp para avisarnos que pasemos a buscar su material, que la gente venga a visitar los centros verdes. Que el compañero o la compañera en vez de sacar del tacho o de las bolsas todo mezclado el vecino le entregue la bolsa de material reciclable seco y limpio en un recipiente por separado».