País | Sociedad | Consumo de noticias policiales

Lo inexplicable

«Hay un intento de los espectadores, de las audiencias, de poder entender el sentido de la muerte y de la vida, el sentido de los vínculos sociales, del Estado, que están presentes en los crímenes de clase alta y los hechos de inseguridad, amén de que las noticias policiales en general generan un lazo de comunicación entre las personas», dice Mercedes Calzado, autora del libro Inseguros, el rol de los medios y la respuesta política frente a la violencia, de Blumberg a hoy (2015). Ante ese tipo de episodios no existiría la división del público: «La noticia de inseguridad atraviesa sectores sociales, ideologías, géneros, es algo que de alguna manera parece importar a todos y a todos».
El interés popular sobre los hechos de sangre –como dicen las crónicas– puede tener incluso razones más profundas, según Calzado. «La violencia en sí misma es difícil de explicar, y este tipo de noticias genera hipótesis respecto de por qué pasan las cosas que pasan y nos hacen pensar en lo inexplicable, o al menos nos hacen preguntar sobre lo inexplicable. Algo de eso está presente no solo en el consumo de crónicas policiales, sino en todo el consumo de ficción vinculada al crimen».